4 maneras de ahorrar e invertir en grupo

Ahorrar debe ser un hábito que practiquemos en nuestra vida cotidiana. Tener un colchón económico sirve para enfrentar dificultades, evitar caer en deudas y facilita cumplir metas específicas. Sin embargo, ahorrar no es suficiente, también es necesario invertir para proteger nuestro dinero de la devaluación y generar rendimientos que hagan crecer nuestros ahorros.

Por lo tanto, si ahorramos de manera colectiva, ya sea con amigos, pareja, familiares e incluso con desconocidos; podemos alcanzar nuestras metas de ahorro más rápido. Al juntar el dinero de varias personas en instrumentos formales, se pueden obtener mayores rendimientos. Además, el grupo ayuda a mantener el hábito de ahorro y compartir mejores prácticas.

Por eso, te compartimos cuatro formas de ahorrar e invertir en grupo.

1. Cuentas bancarias compartidas

Las cuentas corrientes conjuntas son productos que tienen más de un titular. Puedes abrir una cuenta con tu pareja, un familiar o un amigo; y acordar el depósito de una cierta cantidad de manera periódica. Ya que todos tienen acceso al mismo estado de cuenta, se puede verificar que cada uno realice su aportación correspondiente.

Existen tres distintos tipos de cuentas compartidas, dependiendo de la forma en la que se puede retirar el dinero:

  • Cuenta corriente indistinta o solidaria: cualquiera de los titulares puede disponer del dinero con una sola firma.
  • Cuenta corriente conjunta o mancomunada: todos los titulares deben firmar para efectuar retiros, cancelaciones o modificaciones a la cuenta.
  • Cuenta corriente con titularidad mixta: se establecen requisitos precisos para realizar diversas operaciones, por ejemplo, solicitar la firma de, al menos, dos titulares para hacer retiros.

Las cuentas indistintas son las más cómodas porque todos los titulares pueden retirar dinero cuando lo necesiten, pero también puede causar muchos problemas, si no se hace un uso adecuado, por lo que es preferible tener este tipo de cuentas solo con personas de mucha confianza. Por otra parte, retirar dinero de las cuentas conjuntas o mixtas es más complicado, lo que fomenta el ahorro a largo plazo y te asegura que no se hagan retiros indebidos.

2. Administrador de dinero

Si prefieres evitar el lío de abrir una cuenta e ir a firmar a un banco para disponer de tu dinero, una alternativa es transferir una parte de tu ahorro, cada determinado tiempo, a una persona en la que confíes plenamente. No obstante, aunque sea tu mejor amigo, tu hermano o tu pareja siempre debes tener un comprobante de las cantidades que aportas, puede ser mediante recibos o un contrato.

La ventaja de esta alternativa es que puede ser una buena estrategia para que tu dinero no sea tan accesible, evites compras impulsivas y ahorres a largo plazo. La desventaja es que crea dependencia hacia una persona y te da poca flexibilidad para retirar dinero.

Cabe destacar que debes asegurarte de que la cuenta bancaria que utilicen debe estar configurada para que genere rendimientos, ya que el objetivo debe ser hacer crecer el ahorro aprovechando la confianza y el compromiso de un grupo.

Artículos relacionados

3. Grupos de inversión

En este grupo se reúnen tus amigos o tu familia para invertir, por ejemplo, en la bolsa de valores. Si bien en esta modalidad también existe un administrador, todos deben perder el miedo a la inversión, para ello es necesario que cada uno realice el monitoreo del desarrollo de los instrumentos de inversión que utilicen y participe en la toma de decisiones, al vender o comprar acciones o bonos.

Esta opción es perfecta porque hay intercambio de perspectivas, pudiendo aprovechar las reuniones con amigos o familia para proponer diferentes tipos de inversión. Cabe destacar que, si las ganancias son superiores a los 100 mil pesos, es necesario considerar aspectos fiscales consultando a un asesor.

Conoce todo sobre cómo invertir en la bolsa aquí.

Otro producto de inversión con altos rendimientos es P2P Lending es decir, el préstamo entre particulares sin la intervención de un banco. La Fintech Kubo Financiero ofrece la posibilidad de reunir a un grupo de amigos y familiares para que invierta en este sector, te proporcionan asesoría y una tasa preferencial para que el grupo obtenga mayores rendimientos. Conoce más aquí.

    4. Club de inversión

    Esta forma de inversión, por lo general, se realiza con personas que no conocemos, en una sucursal bancaria o a través de las Fintech. Para ello se firma un contrato con la entidad encargada de administrar la inversión, que indica las normas de operación, las cantidades límite de depósito y de retiro, los plazos, el riesgo y las áreas de diversificación.

    La ventaja de un club de inversión es que proporciona una metodología que facilita la manera de actuar en una inversión, con el fin de lograr altos rendimientos.

    Un fondo de inversión es el ejemplo más claro de un club de este tipo porque reúne los fondos de las personas para invertir en instrumentos financieros como acciones, bonos, monedas locales o extranjeras, hipotecas, entre otros. Algunas Fintech como Kuspit te permiten invertir en fondos de inversión sin acudir a un banco (el 38.14% de los usuarios de Kuspit participa en esta modalidad) y puedes practicar mediante su portafolio de pruebas virtual.

    El crowdlending o fondeo colectivo e inmobiliario es un mecanismo actual para obtener rendimientos mediante la participación de un grupo. Briq, por ejemplo, junta a varias personas para costear un complejo de bienes raíces, que a largo plazo genera altas ganancias.

     

    En conclusión, el ahorro y la inversión grupal pueden desarrollarse con distintas personas y en diferentes modalidades. Puedes empezar a juntar dinero de la mano de tus amigos, tu pareja o familiares; en una cuenta compartida, que te de rendimientos superiores a los que tendrías si ahorras de manera individual.

    Con el paso del tiempo, puedes asumir mayores riesgos en tus inversiones para generar mayores rendimientos. Así que considera cuál opción te puede ayudar a fortalecer tu hábito de ahorro y cumplir tus metas financieras en el futuro.

    Foto diseñada por Freepik.